The Eyes of the Poor

The Eyes of the Poor

«  PEASANT CHILDREN DANCING  »   is   CC0 1.0   by   LE NAIN

En la noche, un poco cansada, quiso usted sentarse delante de un café nuevo que hacía esquina con un nuevo bulevar, aún lleno de yesones y mostrando gloriosamente sus esplendores inacabados.
Frente a nosotros, de pie, en la calzada, estaba plantado un buen hombre de unos cuarenta años, de rostro cansado y barba encanecida, tomando de la mano a un muchachito y cargando con el otro brazo a un pequeño demasiado débil para caminar.
Los ojos del padre decían: “¡Qué belleza! ¡Qué belleza! ¡Se diría que todo el oro del miserable mundo hubiese sido traído para adornar estos muros!”. Los ojos del muchachito: “¡Qué belleza! Pero a esta casa sólo pueden entrar gentes que no son como nosotros”. Los ojos del más pequeño estaban demasiado fascinados para expresar otra cosa que no fuera un deleite estúpido y profundo.
Las canciones dicen que el placer vuelve al alma buena y dulcifica el corazón. La canción esta noche era justa en lo que respecta a mí. No sólo me sentía enternecido por esa familia de ojos, sino me daban cierta vergüenza nuestros vasos y garrafas, mayores que nuestra sed.
Volvía mis ojos a los suyos, oh amada, para leer mi pensamiento; me sumergía en sus ojos tan bellos y tan extrañamente dulces, en sus bellos ojos verdes habitados por el capricho e inspirados por la luna, cuando usted me dijo: “¡Esa gente me resulta intolerable con esos ojos abiertos como puertas cocheras! ¿No podría decirle al dueño del café que los aleje?”.
Baudelaire, C. (1995) ‘Los ojos de los pobres’, in M.A. Campos (tran.) Pequeños poemas en prosa. México: Ediciones Coyoacán.

Contradiction.

There is the family of eyes, on the one hand, and stratification, on the other. The presence of the wretched family evokes both a deep human connection and a question about our place in public space.

For instance, we may feel obligated to help the less fortunate people in our society, but we often feel as if they are invading our space when they use public space the same way we do, as if it were ours and not theirs.

The poem clearly depicts a classical modern question about the constitution of public space, in which both our unbridled authenticity and poor people appear to be unwelcome, even if the latter are already present.

So, there’s this contradictory duality of being both an individual and a member of the public, and the poor can’t help but show their genuineness in the public space.

This begs the question of what role data and technology will play in the digital transformation of the public service: will they widen or narrow the gap?

Last update: 29/12/2022.

«  THE EYES OF THE POOR  »   is   CC BY-SA 4.0   by   MAUKO QUIROGA

Show Comments

© Hacer Estado by Mauko Quiroga